Atrapados
Poesía

Atrapados

 

 

 

Atrapados

Insólito lapso

de cuerpos desnudos.

Atrás quedan los atavíos

las pompas y disfraces,

abalorios

amables máscaras

y afeites,

solo barro mezclado

con manos ajadas,

las mismas que usamos

para ocultar

muecas y vergüenzas,

sin brillos

sin tinieblas

en la penumbra.

Ya no hay hojas

las hemos matado

ahora,

yacen extintas

ocre y sombra tostada,

lo justo para cubrir el pellejo

antes de sumergirlo

y tornar a las espumas

que rompen certeras,

y escurrirse

entre los verdes musgos

y cantos inmortales.

 

Foto y poesía:

maximenendez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X