bonito epitafio
Poesía

Bonito epitafio

 

 

 

Bonito epitafio

Hundirse

en una fragancia azul

bella,

eso era mirarte.

Recuerdo escuchar

tus formas

que rasgan

el mismo aire,

vacío

en silencio,

la más fina melodía.

El aroma del juego

refractado

sobre tus pupilas,

islas

que se sacuden

por las mareas,

suben y bajan

mecidas,

mar turquesa

transparente

imprescindible.

Ignorar o venerar,

morir

o vivir muriendo;

al final:

vivir la vida

para matarla

sin prisa,

como el tiempo.

Es lo único

que está siempre.

Sumergir la quilla

y bogar,

¡arder!

hasta consumirse

en la más bella canción,

y morir viviendo.

 

Foto y poesía:

maximenendez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X