El licántropo
Poesía

El licántropo

 

 

 

Rondar y rondar por la estepa hasta que la bala de plata sesgue, y volver. 

 

El licántropo

La belleza se exhibe

sin pudor

se derrama por todas partes,

un océano

el universo entero.

No se crea

no se destruye

se recrea,

en una brisa cálida

un canto turbador

una ola tibia

un suspiro del alma

el guiño de una mirada celeste

la danza de unas manos

remolinos en el agua

las briznas de los labios

una emoción,

gemir

llorar y reír,

y con la luna llena

soñar;

y mirar

y tocar

y oler,

sentir

para caer y caer

y si acaso,

nunca más volver a morir,

solo nacer;

nacer y nacer.

 

 

Foto y poesía:

maximenendez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X