Poesía

Lágrimas de azogue.

 

 

 

Lágrimas de azogue.

Con la gravedad plutocrática

nada se mueve

impera la estática,

te atrapa

nada crece

todo pesa

se arrastra,

solo el hormigón armado

sube.

Nada importa

salvo el agio,

la vida es secundaria

la muerte también,

mientras haya tierra

todo se tapa

o mejor

se incinera,

nada más allá de ser prácticos

cara es la tierra

en la que verter los restos;

verdad es

no hay porqué venerar huesos

de poetas muertos.

Una piedra es más sensata

ella sí piensa

se conoce

sabe

que todo se vuelve arena fina

con el tiempo.

Todo vale

para llevarse un puñado

de sal muera

que deseque la vana existencia,

hasta que yerme el espíritu

y torne la razón

en esperpento.

Cobarde donde lo haya

más que un déspota

sin voceros serviles

sin vasallos

sin miedo.

¿Dónde queda la dignidad?

Quedan los versos

en la memoria,

solo eso cuesta

lo que vale

y no está a su alcance;

no se compra

ni se vende;

como la voluntad

el amor

y la libertad.

 

Foto y poesía:

maximenendez

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X