Reflexiones

Reflexiones, 276 a 280

 

Reflexiones, 276 – 280

 

276.- Hay acontecimientos que marcan un antes y un después en la civilización. El fuego, la piedra, el bronce, el hierro; el heliocentrismo, la gravedad, la penicilina la electricidad: la energía nuclear, la aviación, Internet.

277.- En todos los avances desarrollados en un corto espacio de tiempo, nunca fuimos conscientes de su trascendencia y todas las connotaciones que traerían consigo, siempre fue de manera posterior cuando nos dimos cuenta. Ello nos ha llevado a la realidad del presente, a saltos, como el rebosar de un vaso, que en mayor o menor medida vienen precedidos por periodos de desarrollo y posteriores de asimilación.

278.- Los avances siempre han sido armas de doble filo. Han sido usados tanto para hacer el mal como el bien, de manera activa y pasiva. Una piedra puede usarse para hacer una herramienta de corte o ser usada para lanzarla a la cabeza de un semejante; un avance médico como una vacuna, un medicamento o una tecnología, puede usarse para curar las enfermedades de unos, y a su vez privar de ello a otros según criterios discriminatorios, fundamentalmente económicos.

279.- Lo que es común a todo progreso es que los criterios y las decisiones para ejercer su uso para el bien y el mal, hasta ahora siempre las han tomado los humanos. Parece que eso va a cambiar en un futuro no lejano, si no está sucediendo ya. Como siempre llega de manera súbita y sin saber cuáles van a ser las consecuencias que traerá; hablo de la Inteligencia Artificial.

280.- Hasta ahora los ordenadores, la informática, los algoritmos; sirven para ayudar al hombre a tomar decisiones. Quizá estemos a las puertas de que sea la I.A. la que las tome, algo inédito en la historia. Yo me pregunto: ¿Hará el bien o el mal? ¿Estará sujetas a criterios éticos? ¿A caso se toman las decisiones por nuestra parte basándonos en criterios éticos?, porque parece todo girar en torno al dinero y la mentira. ¿Le ocurrirá lo mismo a la I.A.?; el dinero no creo que la vaya a seducir. ¿La seducirá el ser humano? ¿Le caeremos bien? Dicen algunos que Dios nos hizo a su imagen y semejanza, ¿Será ella también a nuestra imagen y semejanza? ¡Válganos Dios!

 

maximenendez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X